Marrakech: La Ciudad Roja de Marruecos

Aug 15, 2022

También conocida como “La ciudad roja”, Marrakech es una de las ciudades imperiales y una de las joyas de Marruecos, siendo la ciudad más visitada y de mayor fama del país.



Artículo Relacionado: 13 Lugares Turísticos de Marruecos que Debes Conocer


Historia

Marrakech fue fundada en 1062 por los almorávides saharauis.

Estos monjes militares establecieron rápidamente un imperio que se extendía desde Argel hasta España.

En 1106, Ali ben Youssef encargó a artesanos andaluces que construyeran un palacio y una mezquita en la ciudad. También construyó fortificaciones alrededor de la ciudad y khettaras (canales subterráneos), un sorprendente sistema de riego que abastecía de agua a la vasta plantación de palmeras de la ciudad.

En 1147, los almohades conquistaron la ciudad, pero la dinastía almohade cayó, en beneficio de los meriníes de Fez, y Marrakech languideció durante casi 200 años.

La entrada de los saadíes, sobre todo del acaudalado Ahmed el-Mansour, no revitalizó la ciudad hasta el siglo XVI.

Esta fase dorada está marcada por las Tumbas Saadíes, y las ruinas del Palacio el-Badi.

Marrakech cayó ante los alauitas en 1668, quienes establecieron Fès y más tarde Meknès como su capital.

Marrakech abrazó la modernidad en el siglo XX con la construcción del Quartier Guéliz bajo el Protectorado Francés.

Los visitantes de Marrakech siguen llegando a esta magnífica ciudad, y el turismo es ahora una parte importante de su economía.

Marrakech – Foto: Zakaria Zayane en Unsplash

Donde se Sitúa Marrakech

Marrakech, ciudad rodeada de murallas ocres, descansa bajo la sombra de las montañas del Alto Atlas.

Marrakech es la capital de la región de Marrakech-Safi en el suroeste del país.

Se encuentra en el valle del río Tensift, el cual corre a lo largo del límite norte de la ciudad.

Marruecos – Mapa de Marruecos

Explorando Marrakech

La ciudad de Marrakech se divide en dos partes: la medina, que es la ciudad histórica y fortificada, y Gueliz, que es la parte contemporánea y moderna de la ciudad.

Sorprendentemente, Marrakech cuenta con el mercado tradicional más grande de Marruecos y con una plaza, que se considera la más concurrida de África.

El área está siempre llena de narradores, vendedores de agua, encantadores de serpientes, acróbatas, bailarines y músicos.

Por la noche, los vendedores de comida suben alrededor de la plaza, transformándola en un bullicioso restaurante al aire libre.


La Medina de Marrakech

La Medina o recinto de la ciudad antigua, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es espectacular, llena de palacios, mezquitas, mercados y jardines, está rodeada por una gran muralla de arcilla y adobe y tiene unas impresionantes puertas de entrada.

Se puede recorrer a pie o en una tradicional calesa y si quieres disfrutar de la auténtica esencia de la vieja y mágica ciudad debes de alojarse en un Riad, antiguas casonas o palacetes árabes convertidas en hoteles, tradicionalmente de 3 plantas con un patio central.


Las Murallas

Rodean completamente la medina, bordeando las secciones de Guéliz e Hivernage en su lado este.

Marrakech ha sido fortificada por altos muros desde sus inicios.

Aunque su contorno no ha cambiado mucho desde la época de los almorávides, los almohades y saadíes las expandieron hacia el sur y el norte en el siglo XVI.

Estas paredes tienen 19 kilómetros de largo, hasta 2 metros de espesor y hasta 9 metros de alto.

Murallas de la Medina en Marrakech – Foto: Yaopey Yong en Unsplash

Los mejores momentos para pasear por las murallas son temprano en la mañana o justo antes del anochecer.

Su tono anaranjado cálido varía con la hora del día y la intensidad de la luz. Toman un tinte de color óxido por la noche.

Marrakech
Marrakech, Marruecos

Las Puertas

Las puertas de Bab Aghmat y Bab Aylen, en el lado este de los muros, son relativamente simples y datan del siglo XII.

Bab ed-Debbagh, también de la misma época, conduce directamente al distrito de los curtidores, mientras que Bab el-Khemis, en el lado norte, y Bab el-Robb, en el lado sur, datan del año 1308. Esta última recibe su nombre de un licor de uva que antes era muy popular en la ciudad.

En el lado occidental, Bab el-Jedid conduce al hotel La Mamounia.

Después del período almorávide, se reconstruyó la puerta Bab el-Khemis (1147-1269). Los jueves, se lleva a cabo un mercado al aire libre justo afuera de la puerta.

Bab Agnaou, que significa “carnero negro sin cuernos” en bereber, es una de las puertas de entrada más hermosas de Marrakech. Está tallada en piedra ocre con matices rosas y anteriormente conducía al palacio almohade.

Puerta de la Medina Bab Agnaou en Marrakech – Foto: Doyler79 vía Creative Commons

Aunque la puerta ya no tiene sus dos torres, la fachada sigue siendo impresionante. Los tintes rojos se mezclan con tonos azul grisáceos en la piedra arenisca tallada, y la fachada escultórica se compone de capas alternas de piedra y ladrillo que rodean un arco de herradura.

Son exquisitos los motivos florales de las esquinas y el friso con letras cúficas que encierra el arco.

Este es otro ejemplo de la decoración sombría y monocromática de las construcciones almohade, que confiere a la puerta un carácter digno e imponente.

Puerta de la Medina en Marrakech – Foto: Alex Mustaros

Plaza Jemaa el Fna

Durante décadas, esta extraordinaria y única plaza ha sido el corazón de Marrakech y el emblema de la ciudad.

Aunque es poco más que un espacio irregular desprovisto de un conjunto coherente de edificios, atrae a los visitantes principalmente como una presentación del Marruecos tradicional.

La Plaza Jemaa el Fna tiene una historia sombría; hasta el siglo XIX, aquí se decapitaba a los presos condenados a muerte. En un solo día, hasta 45 personas fueron ejecutadas, sus cabezas decapitadas y colgadas de las puertas de la ciudad.

Pero esto era antes, hoy en día, por las mañanas, hay un gran mercado donde se ofrecen hierbas medicinales, jugo de naranja recién exprimido y varios frutos secos y dulces.

Plaza Jemaa el Fna en Marrakech – Foto: Alex Mustaros

El ajetreo y la actividad en la plaza alcanzan su punto máximo alrededor del atardecer cuando se transforma en el escenario de un gran espectáculo multidimensional al aire libre.

La plaza se llena de cantantes, bailarines, cuentacuentos, feriantes, sacamuelas, adivinos y encantadores de serpientes mientras el aire se llena del humo de la carne asada y el perfume de las especias.

Te recomiendo sentarte a tomar la bebida local, un té de menta, en la terraza que hay en la parte superior de alguno de los bares y restaurantes que circundan la plaza, tendrás una de las mejores vistas panorámicas urbanas que te puede regalar el país.

Marrakech – Plaza Jemaa el Fna

Artículo Relacionado: 19 Lugares Maravillosos Que Ver en Oporto


Mesquita Koutoubia

La mezquita Koutoubia es la más importante y una de las más grandes del mundo árabe.

Si no eres musulmán, tendrás prohibida la entrada, pero si podrás contemplar la belleza exterior de esta construcción desde los jardines que la rodean.

Para conmemorar su victoria contra los almorávides, el gobernante almohade Abd el-Moumen comenzó la construcción de una de las mezquitas más grandes del mundo musulmán occidental alrededor de 1147.

Mezquita Koutoubia, Marrakech – Foto: Jorge Láscar vía Creative Commons

El minarete, obra maestra de la construcción islámica, fue construido durante el reinado de Yacoub el-Mansour, nieto de Abd el-Moumen.

Posteriormente se utilizó como modelo para la Giralda de Sevilla y la Torre Hassan de Rabat.

La “Mezquita de los Vendedores de Libros” deriva su nombre del zoco de manuscritos que antes la rodeaba.

La Minarete de la Mezquita Koutoubia sobresale en cada rincón de la ciudad y es uno de los edificios inconfundibles de la silueta de Marrakech convirtiéndose así en un punto de referencia con sus casi 70 metros de altura.

Marrakech
Mezquita Koutoubia en Marrakech – Foto: Alex Mustaros

Artículo Necesario y Recomendable: Organizador de Viaje con Seguridad para Documentos


Zocos de Marrakech

Los zocos de Marrakech se encuentran entre los más intrigantes del Magreb.

Están dispuestos a lo largo de las pequeñas calles al norte y al este de la plaza Jemaa el-Fna según el tipo de productos que se ofrecen.

La región naranja del mapa representa el centro tradicional de los zocos, que se extiende desde la Mezquita Ben Youssef en el norte hasta el Zoco Smarine en el sur.

Muchos de los zocos llevan el nombre de los artículos que se venden allí.

Hoy en día, hay una gran variedad de cosas disponibles, que van desde telas hasta joyas y zapatos. La marroquinería es especialmente notable.

Zoco de Especias en Marrakech – Foto: Alex Mustaros

En torno a este centro económico de Marrakech se concentran los oficios históricamente asociados a la gente del campo, como la herrería, la talabartería y la cestería.

Las curtidurías se han trasladado a las afueras de la ciudad debido al mal olor.

Sin duda, una visita a los Zocos será un momento apasionante en tu visita a Marrakech. Piérdete en estas callejuelas en las que continuamente te vas dando de codazos por la gran aglomeración de gente que se concentra ahí.

Si sabes buscar bien y regatear mejor, podrás obtener verdaderas gangas. El ruido, el olor y sus astutos comerciantes son una experiencia inolvidable y hasta cierto punto, inevitable.

Marrakech – Zocos

Artículo Necesario y Recomendable: Botellas Silicona Viaje 86ml – Aprobado por Aerolíneas


Museo de Marrakech

Este museo se encuentra en Dar Menebhi, un palacio erigido a finales del siglo XIX por el gran visir del sultán Moulay Mehdi Hassan.

La estructura está diseñada a la manera de una casa morisca clásica, con la puerta decorativa, que es la única abertura en los muros exteriores, y que de otro modo serían anónimos, conduce a un patio abierto con azulejos zellij y tres pilas de mármol en el centro, como es común en muchas residencias moriscas.

El patio da acceso a las habitaciones del primer y segundo nivel.

La colección del museo se divide en dos alas; una exhibición presenta arte moderno, pinturas orientalistas y una colección de grabados únicos sobre temas marroquíes, la segunda ala alberga una colección de objetos bastante desordenada.

La serie de objetos incluye monedas desde el período Idrissid del siglo IX hasta los alauitas de hoy; copias iluminadas del Corán; un libro de oraciones sufíes del siglo XIX; joyería del sur de Marruecos; un vestido tibetano; cerámica de los siglos XVII y XVIII; y unas puertas bereberes finamente decoradas.

Museo de Marrakech – Foto: jon collier vía Creative Commons

Artículo Relacionado: Sevilla, España | Qué hacer en la Bellísima Capital de Andalucía


El Jardín Secreto

Los cimientos del riad se remontan a más de 400 años y originalmente era propiedad del fuerte qaid (líder local) U-Bihi.

El jardín islámico tradicional, no la estructura, es lo que hace que este lugar sea tan fascinante.

Los jardines están construidos como un museo viviente para exhibir las antiguas obras hidráulicas, alimentadas por un genuino khettara (sistema de riego subterráneo) restaurado.

Los almorávides introdujeron la khettara en Marrakech en el siglo XI para llevar agua a las mezquitas, hammams y fuentes de la ciudad.

Son exclusivos de Marruecos, y el sistema de riego en “Le Jardin Secret” se descubrió solo cuando los trabajadores comenzaron a excavar el riad para repararlo.

El complejo está dividido en dos mitades, una con un jardín exótico y la otra con higueras, dátiles, granadas y olivos.

En las habitaciones sin adornos del riad se pueden encontrar excelentes exhibiciones sobre la historia del riad, la importancia del agua en la civilización islámica y el papel de los jardines en la cultura de Marrakech.

Los paneles de alta tecnología representan a la perfección el movimiento del agua alrededor del monumento, y también hay un buen documental sobre el esfuerzo de restauración.

Marrakech, Jardín Secreto – Foto: muffinn vía Creative Commons

Artículo Necesario y Recomendable: Adaptador de Corriente para Viajes Internacionales


Palacio Bahia

Este palacio, cuyo nombre significa “Palacio del Favorito”, fue erigido a finales del siglo XIX por dos destacados grandes visires; Si Moussa, visir del sultán Sidi Mohammed ben Abderrahman, y su hijo Ba Ahmed, visir de Moulay Abdelaziz.

El complejo del palacio está dividido en dos secciones, cada una erigida en una época distinta.

La sección más antigua, diseñada por Si Moussa, cuenta con apartamentos ubicados alrededor de un patio pavimentado con mármol.

También hay un patio abierto con cipreses, naranjos y jazmines, así como dos estanques en forma de estrella.

La sección más nueva, erigida por Ba Ahmed, es un enorme palacio sin un diseño cohesivo.

Se compone de magníficos apartamentos que dan a patios arbolados y casi todos estaban en la planta baja para facilitar el movimiento del gordo señor de la casa.

El patio principal está alicatado con mármol y zellij, lo rodea una galería de columnas finamente estriadas, y en el centro se alzan tres fuentes con cuencos.

Este patio, que originalmente fue utilizado por las concubinas de los visires, está ubicado junto a la cámara de recepción principal.

Las suites reales y la cámara del consejo también están lujosamente decoradas.

Ba Ahmed encargó a los mejores artesanos del reino que construyeran y adornaran este palacio con materiales de alta gama como el mármol de Meknès, el cedro del Medio Atlas y los azulejos de Tetuán.

El mariscal Lyautey, como era de esperar, decidió vivir aquí durante el Protectorado.

Marrakech, Palacio Bahia – Foto: Val Traveler vía Creative Commons

Artículo Relacionado: Túnez (Tierra de Contrastes y Colores)


Hotel La Mamounia

El famoso Hotel La Mamounia, inaugurado en 1923, está construido en el lugar de una mansión que perteneció al hijo del monarca alauita Sidi Mohammed en el siglo XVIII.

El magnífico jardín de 130,000 metros cuadrados, cubierto de olivos y naranjos y que alberga un pabellón erigido por un príncipe saadí en el siglo XVI, es todo lo que queda de esa casa.

Jardín – Hotel La Mamounia, Marrakech – Foto: Hotel La Mamounia

Henri Prost y Antoine Marchisio crearon el primer hotel, que fue una encantadora mezcla de Art Deco e influencias moriscas.

Muchas personalidades destacadas se han alojado aquí, incluidos Sir Winston Churchill, Alfred Hitchcock, Charlie Chaplin y varias más.

La Mamounia es uno de nuestros hoteles favoritos de Marrakech y de todo Marruecos.

Riad – Hotel La Mamounia, Marrakech – Foto: Hotel La Mamounia

Mellah

El histórico barrio judío de Marrakech fue el mellah más grande de Marruecos hasta la independencia del país, y anteriormente albergaba a 16,000 personas.

La mellah, que anteriormente se construyó en el sitio de la mezquita Mouassine, fue erigida a mediados del siglo XVI por el sultán saadí Moulay Abdallah y era casi idéntica a la mellah en Fez.

Estuvo rodeada por un muro hasta 1936, cuando fue atravesada por dos puertas, una al el este hacia el cementerio y la otra hacia la ciudad.

El zoco de los joyeros se encuentra justo enfrente del Palais Bahia.

Mella de Marrakech – Foto: Yastay vía Creative Commons

Palacio el-Badí

Ahmed el-Mansour prometió solidificar su reinado y borrar los recuerdos de dinastías anteriores cinco meses después de ascender al trono.

Después de derrotar a los portugueses en la Batalla de los Tres Reyes, el 4 de agosto de 1578, Ahmed el-Mansour, “el Dorado”, ordenó la construcción de un suntuoso palacio cerca de sus habitaciones privadas.

Se suponía que se usaría para banquetes y reuniones con embajadas extranjeras.

Su construcción fue pagada por los portugueses, a quienes había vencido en combate, y permaneció en uso hasta su muerte en 1603.

El-Badi, “el Incomparable”, es uno de los 99 nombres de Alá.

Durante un tiempo, el palacio fue considerado como una de las maravillas del mundo musulmán.

Las paredes y los techos de las 360 habitaciones se adornaron con cubiertas de mármol italiano, granito irlandés, ónix indio y pan de oro.

Moulay Ismael desmanteló el Palacio el-Badi en 1683 y rescató los elementos para adornar su nueva metrópolis imperial de Meknès.

Todo lo que queda del palacio ahora son cámaras vacías.

Marrakech – Palacio el-Badí – Foto: David Stanley vía Creative Commons

No te vayas de viaje sin una cámara digital para documentar tus aventuras.


Mezquita Kasbah

La Mezquita Kasbah, construida por Yacoub el-Mansour (1184-1199), es la única otra mezquita almohade que existe en Marrakech junto a Bab Agnaou.

Su singular minarete, un impresionante edificio de piedra y ladrillo de colores ocres, sirvió de modelo a los constructores posteriores.

El aspecto original de la mezquita se ha perdido debido a modificaciones posteriores en los siglos XVI y XVII.

Los cuatro lados del minarete están cubiertos casi en su totalidad con azulejos turquesa con un impresionante diseño de rombos entrelazados.

La linterna, que está rematada por tres esferas, ocupa las dos quintas partes de la torre.

Las Manzanas Doradas están construidas de latón, pero la tradición dice que están hechas de oro, de ahí su apodo popular.

Marrakech, Mezquita Kasbah – Foto: Casual Builder vía Creative Commons

Artículo Relacionado: Qué Hacer en Doha, Qatar


Tumbas Saadíes

A pesar de haber estado abandonadas durante más de dos siglos, las tumbas de la dinastía saadí se encuentran entre los mejores ejemplos de arquitectura islámica de Marruecos.

Su estilo es diametralmente opuesto a la sencillez almohade, ya que los gobernantes saadíes dedicaron a las construcciones funerarias la misma ostentación y esplendor que al resto de estructuras.

Durante todo el período almohade (1145-1248), existió aquí una necrópolis que todavía estuvo en uso durante el reinado del sultán meriní Abou el-Hassan (1331-1351).

Las tumbas saadíes datan desde finales del siglo XVI a principios del siglo XVIII.

El sultán alauita Moulay Ismael construyó un muro alrededor de la entrada principal por reverencia al difunto, a pesar de sus esfuerzos por eliminar cualquier evidencia de sus predecesores.

No fue hasta 1917 que las tumbas se abrieron al público y están formadas por dos mausoleos situados en un paisaje florido que representa el paraíso de Alá.

Tumbas Saadíes – Foto: Mike Prince vía Creative Commons

Libro: Marrakech Flair por Marisa Berenson


Museo Dar Si Saïd

El moderno Museo Dar Si Saïd está a poca distancia del Palacio Bahia.

Esta encantadora mansión, ahora convertida en museo, fue erigida a fines del siglo XIX por Si Saïd ben Moussa, hermano de Ba Ahmed y visir de Moulay Abdel Aziz.

Solo por la decoración vale la pena una visita, con azulejos zellij, yeserías elaboradas y cúpulas de madera tallada o pintada.

El palacio está rodeado por fuertes muros y consta de un edificio central de dos pisos organizado alrededor de patios con hermosas arcadas.

Desde el nivel superior, puedes ver la medina y las montañas del Alto Atlas.

Dar Si Saïd, que se convirtió en museo en 1932, incluye una magnífica colección de alfombras, puertas, cofres, armas, cerámica, trajes y joyas que demuestran la habilidad de los artesanos y mujeres del sur de Marruecos, en particular del Alto Atlas, Tafilalt, Anti-Atlas, Souss y Tensift.

También se exhiben algunos artefactos arqueológicos y restos arquitectónicos de Fez. Los contenidos del museo se organizan temáticamente en tres plantas.

Marrakech – Museo Dar Si Saïd – Foto: C messier vía Creative Commons

Jardín Majorelle

En el corazón de la Ville Nouvelle, están los Jardines Botánicos Majorelle. Este magnífico jardín es como un paraíso en miniatura.

Es un oasis en mitad de Marrakech, donde puedes perderte por más de una hora y disfrutar de cada detalle en medio del característico azul brillante usado en gran parte de sus muros.

En 1923, Jacques Majorelle se enamoró de Marruecos y construyó para sí mismo esta magnífica mansión árabe en Marrakech, a la que llamó Bou Safsaf.

Desarrolló los patrones de azulejos zellij, pintó la entrada principal y adornó el interior en ricos tonos azul, verde y rojo oscuro.

Sinoir, el arquitecto, diseñó un estudio Art Deco con pérgolas y paredes de un azul vivo a pedido de Majorelle en 1931.

En 1947, el jardín, que está separado de la casa, se abrió al público.

Yves Saint-Laurent, el famoso modisto, y Pierre Bergé finalmente compraron la casa.

El jardín ha sido hábilmente reparado y está separado por cuatro caminos que se cruzan entre sí para formar parterres de flores tropicales de colores vivos.

Cuenta con alrededor de 400 tipos de palmeras y 1800 especies de cactus, además de yuca, buganvilias, bambú, laurel, geranios, hibiscos, cipreses y nenúfares que florecen en un estanque revestido de papiro.

El estudio se ha convertido en un pequeño museo, que tiene una colección de artesanía marroquí, como alfombras antiguas, cerámica Fassi y puertas bereberes, así como 40 grabados de Jacques Majorelle que representan ciudades y kasbahs del Atlas.

Marrakech – Jardín Majorelle – Foto: Ni Fre en Unsplash

Libro: Paradise Gardens: The World’s Most Beautiful Islamic Gardens


Museo Yves Saint Laurent

Este fascinante museo, que abrió sus puertas en 2017, presenta prendas y accesorios de alta costura meticulosamente curados y que abarcan 40 años de trabajo creativo del icónico diseñador de moda francés Yves Saint Laurent.

La estructura retorcida y tramada imita la tela tejida y tiene un teatro de 150 asientos, así como biblioteca de investigación, librería y un café en la terraza.

Marrakech – Museo Yves Saint Laurent – Foto: JR Harris on Unsplash

Artículo Relacionado: Dubai, Emiratos Árabes Unidos


La Palmeraie

El museo se encuentra de camino a Casablanca, a unos 22 kilómetros al norte de Marrakech.

Según la leyenda, los guerreros del monarca almorávide del siglo XI, Youssef ben Tachfine, escupieron las piedras alrededor de su campamento después de comer dátiles traídos del Sahara. Se dice que las piedras brotaron, lo que llevó al establecimiento de La Palmeraie (Palmeras) en Marrakech.

La arboleda, que cubre 120 kilómetros cuadrados, se compone de granjas, jardines y huertos regados por zanjas y pozos alimentados por khettaras.

A pesar de sus 150,000 árboles, el propósito agrícola de la arboleda está siendo erosionado por el avance de las estructuras del desarrollo urbano de Marrakech.

Marrakech – La Palmeraie – Foto: Viault vía Creative Commons

En Conclusión

Marruecos presenta algunos de los paisajes más diversos del norte de África, con montañas nevadas irregulares, dunas áridas del desierto y costas serpenteantes.

La ciudad vieja de Marrakech emana de su medina, una ciudadela medieval de paredes rojas atravesada por pequeños pasadizos construidos en el siglo XII.

La Palmeraie, que rodea la ciudad, es un oasis inesperadamente verde que da paso al terreno desértico, poblado por comunidades que han cambiado poco en cientos de años.

Marrakech – Foto: Alex Mustaros

Artículo Relacionado: 13 Lugares Turísticos de Marruecos que Debes Conocer




Enlaces de Afiliados

Algunos de los enlaces en este artículo pueden ser enlaces de afiliados, que pueden proporcionarnos una compensación sin costo para ti si decides comprar. Estos son productos que hemos usado y respaldamos. Este sitio está destinado a brindar solamente entretenimiento. Puedes leer nuestra divulgación de afiliados en nuestra política de privacidad.

AFILIADOS DE AMAZON

“Como Afiliado de Amazon, percibimos dinero con las compras elegibles”.

Suscríbete al Newsletter


    Pin It on Pinterest

    Share This