13 Lugares Turísticos de Marruecos que Debes Conocer

Aug 1, 2022

Marruecos es un país de una gran diversidad y la puerta de entrada a África.

Cadenas montañosas grandiosas, ciudades históricas, enormes desiertos y una gran hospitalidad te esperan aquí.

En este artículo te hablaremos de los 13 lugares turísticos de Marruecos que debes conocer en tu próximo viaje.


Lugares Turísticos de Marruecos
Playa Taghazout – Foto: Philipp Klausner on Unsplash

Lugares Turísticos de Marruecos

  • Rabat
  • Casablanca
  • Tánger
  • Tetuán
  • Chefchaouen
  • El-Jadida
  • Fez
  • Meknés
  • Volubilis
  • Montes Atlas
  • Ouarzazate
  • Essaouira
  • Marrakech

13 Lugares Turísticos que Debes Conocer

Marruecos

Marruecos se extiende en un semicírculo masivo frente al Océano Atlántico desde la costa mediterránea del Norte de África hasta la cordillera de los montes Atlas, mas allá del cual la nación se extiende hacia los ecosistemas ilimitados del desierto del Sahara.

Sus principales pueblos y ciudades, que sirven como punto focal de las actividades económicas y políticas del país, se encuentran a lo largo de la costa atlántica desde Tánger hasta Agadir y desde Fez hasta Rabat.

Marruecos – Foto: Mari Potter on Unsplash

La topografía, el clima y la historia se han combinado para producir un país que ofrece de todo, desde playas, valles de alta montaña y una exuberante zona agrícola con almendros y melocotoneros hasta hermosas montañas y un enorme desierto salpicado de oasis y palmeras.

Camellos en el Sahara Merzouga – Foto: Carlos Leret on Unsplash

Se puede observar a comerciantes y artesanos perpetuando históricas tradiciones creativas en Medinas secretas y Zocos laberínticos, al pie de minaretes almohades.

Chefchaouen – Foto: Kyriacos Georgiou on Unsplash

Checa este libro con 100 fotos de diferentes lugares dentro de Marruecos y ciudades como Marrakech, Fez, Casablanca y Essaouira.


Rabat

Rabat es la capital de Marruecos y la principal ciudad universitaria del país. Así también el área metropolitana más grande después de Casablanca.

Rabat mira al Océano Atlántico, y es una hermosa ciudad con monumentos, cúpulas y minaretes, amplias terrazas, anchas calles y áreas verdes.

Es mucho más agradable que otras ciudades marroquíes y también está experimentando una transformación significativa.

Murallas de la Ciudad de Rabat

Rabat, la capital de Marruecos, es también una de las cuatro ciudades imperiales de Marruecos y tiene cuatro áreas principales de interés para los turistas:

La encantadora Kasbah de Oudaa que se encuentra en el norte y está parcialmente rodeada por murallas almohades.

Los zocos de la ciudad se encuentran en la medina, que está rodeada al oeste por las fortificaciones almohades y al sur por la Muralla de Andalucía del siglo XVII, que discurre paralela al bulevar Hassan II.

La avenida Mohammed V es el concurrido eje central norte-sur de la ciudad nueva, con complejos residenciales que datan del Protectorado (1912-1956).

La Torre Hassan y el Mausoleo de Mohammed V se encuentran en el noreste.

Al sur, en la necrópolis meriní de Chellah, quedan restos de la ciudad romana de Sala.

Rabat – Torre Hassan – Foto: mehdi lamaaffar on Unsplash

Artículo Relevante: El Cairo, la Ciudad de los Dioses


Casablanca

Casablanca, el centro económico y financiero de Marruecos, es una metrópolis desconcertante donde conviven tradición y modernidad.

Una ciudad cuyos rascacielos contrastan fuertemente con las modestas tiendas del centro de la ciudad, con sus callejuelas estrechas y sinuosas.

El corazón de la nueva ciudad (Ville Nouvelle) se centra en dos puntos focales: la Plaza de las Naciones Unidas y la Plaza Mohammed V, ambas flanqueadas por una destacada arquitectura de la década de 1930.

La histórica medina todavía está rodeada de fortificaciones al norte, mientras que el Parque de la Liga Árabe, el pulmón verde de Casablanca continúa hacia el sureste.

Más al oeste se encuentra la zona residencial de Anfa y el balneario de An Diab.

El Boulevard de la Corniche conduce a la impresionante Mezquita de Hassan II.

Marruecos – Casablanca – Mezquita Hassan II – Foto: Hans-Jürgen Weinhardt on Unsplash

El Quartier Habous, una medina contemporánea construida en la década de 1920 también tiene una arquitectura islámica fascinante.

Casablanca – Mezquita Hassan II

Tánger, Chaouen, Casablanca, Tetuán, Marrakech, Fez… Descubre los encantos del norte de África con este tour de 7 días por Marruecos y sus ciudades imperiales.


Tánger

Tánger, anteriormente era una metrópolis internacional, tiene una personalidad distinta que la distingue de otras ciudades marroquíes.

Este lugar, ha atraído a pintores y autores que van desde Henri Matisse hasta Paul Bowles y escritores de la generación Beat.

Tánger – Foto: Raul Cacho Oses on Unsplash

El puerto de Tánger, que está dominado por la medina, sirve como enlace principal entre África y Europa.

Al sureste, la Colline du Charf ofrece la mejor vista de la ciudad.

El núcleo histórico de Tánger es el centro, pero la esencia de la ciudad es la kasbah, que contiene un palacio-museo, pequeñas callejuelas, puertas y un paseo marítimo.

Los turistas que recorren Ville Nouvelle (la Ciudad Nueva), a lo largo de Avenue Pasteur y Avenue Mohammed V, por la noche, se encontrarán con el ritual español del “paseo”.

Alternativamente, los cafés en Place de France y Place de Faro ofrecen vistas pacíficas del puerto y el Estrecho de Gibraltar, así como, cuando hace buen tiempo, un vistazo de las luces a lo largo de la costa de España.

Faro de Cabo Espartel en Tánger – Foto: Haitam ELKADIRI on Unsplash

Artículo Relevante: Túnez (Tierra de Contrastes y Colores)


Tetuán

Según los poetas árabes Tetuán es una paloma blanca, “la hermana de Fez”, “la pequeña Jerusalén” o “la hija de Granada”.

La ciudad se construyó parcialmente en las laderas del Jbel Dersa, fue ocupada en el siglo XV por inmigrantes judíos de Granada y luego por moros de Andalucía en el siglo XVII.

Tetuán – Foto: GuHKS vía Creative Commons

El origen andaluz de la ciudad queda patente en el centro histórico, así como en sus tradiciones culinarias, musicales y bordadas.

Tetuán fue un floreciente lugar de comercio con Europa desde el siglo XV hasta el XVIII, convirtiéndose en una forma de ciudad-estado similar a Florencia o Venecia durante el reinado de los dux.

La ciudad fue la capital diplomática de Marruecos en el siglo XVIII.

Durante el Protectorado, los españoles la gobernaron de 1860 a 1862 y construyeron una nueva ciudad en el lado oeste de la medina andaluza existente.

Tetuán (Vista Panorámica) – Foto: Lahlimiadam20 vía Creative Commons

Checa este libro: MARRUECOS Y SUS TRIBUS NÓMADAS


Chefchaouen

El pueblo azul de Chefchaouen está enclavado en la depresión geográfica formada por las dos montañas conocidas como ech-Chaoua (Los Cuernos).

Marruecos – Chefchaouen – Foto: Heidi Kaden on Unsplash

Uno de los pueblos más bonitos del país. Tiene callejones estrechos y empinados con casas blancas y azul índigo, plazas pintorescas, fuentes exquisitas y residencias con puertas intrincadamente adornadas y techos de tejas rojas.

Chefchaouen – Foto: Dimitrie Stanescu on Unsplash

Fue construido en 1471 como bastión en la guerra contra los portugueses por Idrissid Shorfa, descendientes del profeta Mahoma.

Chefchaouen es una ciudad santa con ocho mezquitas y múltiples zaouias y morabitos.

Pequeña Plaza en Chefchaouen – Foto: Fabio Santaniello Bruun on Unsplash

Artículo Relevante: Sevilla, España | Qué hacer en la Bellísima Capital de Andalucía


El-Jadida

En 1502 llegaron los portugueses y erigieron un fuerte llamado Mazagan.

Con el tiempo, la ciudad se convirtió en un importante centro comercial y los barcos de Europa y el Este atracaban ahí para reponer sus suministros.

El sultán Sidi Mohammed expulsó a los portugueses, que la dinamitaron cuando salían en 1769.

A principios del siglo XIX, fue repoblada por tribus árabes locales y una importante comunidad judía de Azemmour.

Bajo el protectorado francés, la ciudad recibió el nombre de El-Jadida (El Nuevo), aunque volvió brevemente a su antiguo nombre, Mazagan.

El Jadida – Foto: Pawel Ryszawa vía Creative Commons

No puedes dejar de ver este clásico del cine antes de tu viaje a Marruecos: CASABLANCA


Fez

Fez, la principal de las Ciudades Imperiales de Marruecos, está situada entre los ricos campos del Sas y los bosques de los Atlas Medios.

Es el epítome de la historia del país, así como su centro espiritual y religioso, y ha sido designado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Marruecos – Fez – Foto: Gonzalo Riestra vía Creative Commons

Fès el-Bali, la tercera ciudad más grande de Marruecos, forma parte del centro antiguo; Fès el-Jedid, la capital imperial de los meriníes; y, más al sur, los barrios contemporáneos establecidos bajo el Protectorado.

Fez parece una estructura urbana compacta y finamente tejida vista desde la cima de la colina de las tumbas meriníes.

Marruecos – Fez – Foto: Selina Bubendorfer on Unsplash

Fès el-Bali, la medina medieval, está rodeada de murallas defensivas y es un mar de tejados de los que emergen minaretes y cúpulas.

Wadi Fès divide dos barrios antiguos: el Barrio Andaluz al este y el Barrio Karaouiyine al oeste.

Fès el-Jedid se encuentra en una colina al sur. Destacan el palacio real y el histórico barrio judío.

La Ville Nouvelle (Ciudad Nueva) de la era del Protectorado se encuentra más al sur.

Fez – Foto: Parker Hilton on Unsplash

Artículo Relevante: Roma | La Ciudad Eterna


Meknés & Volubilis

Meknès y Volubilis, situadas entre la fértil llanura del Rarb y el Medio Atlas, son el núcleo de una zona agrícola que ha servido como almacén de cereales de Marruecos desde la antigüedad.

El significado histórico de las dos localidades se puede apreciar en los restos de Volubilis, la capital de Mauritania Tingitana y el yacimiento arqueológico más importante de Marruecos, así como en la magnificencia de los palacios moriscos de Meknès.

Meknes – Marika Bortolami vía Creative Commons

Meknés

Meknés fue una pequeña ciudad eclipsada por Fez, su vecina y competidora, desde el momento de su fundación en el siglo X hasta la llegada de los alauitas en el siglo XVII.

Aún así, Meknés es otra de las Ciudades Imperiales de Marruecos pero esta no se convirtió en ciudad imperial hasta el reinado de Moulay Ismail que comenzó en 1672.

Marruecos – Meknes – Foto: Mlk drs vía Creative Commons

El sultán trabajó incansablemente para construir puertas, murallas, mezquitas y palacios.

Esta grandiosa iniciativa de construcción duró todo su reinado e incluyó el saqueo de los restos de Volubilis y el Palais el-Badi en Marrakech.

El trabajo no había sido terminado después de 50 años.

Aunque la naturaleza impaciente del sultán fue a veces un obstáculo, revitalizó la arquitectura del palacio.

Meknés es hoy una de las principales áreas metropolitanas de Marruecos, con una población de alrededor de un millón de personas.

Meknes – Puerta del Palacio Real – Foto: Bernard Gagnon vía Creative Commons

Se divide en tres barrios distintos: la medina, la ciudad imperial y la Ville Nouvelle (la Ciudad Nueva).

La medina es un barrio compacto.

La kasbah, o ciudad real, alberga las estructuras más opulentas construidas por Moulay Ismael.

La Ville Nouvelle se encuentra en la orilla este de Wadi Boufekrane y es un próspero lugar de comercio conocido por sus aceitunas, vino y té de menta.

Meknés – Foto: Adil Diless on Unsplash

Volubilis

Volubilis es un pueblo histórico que se encuentra detrás de un espolón triangular que sobresale del macizo de Zerhoun.

Desde el siglo III a. C. hasta el 40 d. C., este lugar estuvo poblado y (que) comenzó a desarrollarse bajo los monarcas mauritanos.

Se han descubierto los templos de este período, así como un extraño túmulo.

Volubilis – Foto: mouad bouallayel on Unsplash

Cuando el emperador romano Claudio se apoderó de Mauritania en el año 45 d. C., Volubilis fue elevado al rango de municipia (ciudad libre), convirtiéndose en una de las ciudades más destacadas de Tingitana.

Las estructuras públicas del barrio nororiental son del siglo I, mientras que las cercanas al foro pertenecen al siglo II.

La ciudad cayó después de que Roma partiera de Mauritania en el siglo III.

Cuando Idriss I llegó en 788, estaba poblada por cristianos, pero había sido islamizada.

El sitio antiguo de Volubilis se conocía desde el siglo XVIII, pero no se examinó hasta finales del siglo XIX.

Volubilis – Foto: mouad bouallayel on Unsplash

Las excavaciones comenzaron en 1915 y se han realizado prácticamente de forma continua desde entonces, mientras que vastas secciones permanecen sin explorar.

Volubilis, aunque no es tan grande como otras ciudades romanas, demuestra lo completamente romanizada que se había convertido Mauritania Tingitana.

Esto es evidente en las estructuras públicas y las elegantes viviendas urbanas dentro de las murallas del siglo II, que abarcan un área de casi 400,000 metros cuadrados.

Baños, almazaras, panaderías, acueductos, alcantarillas y almacenes reflejan la vida cotidiana de los habitantes del lugar, que fue un asentamiento preexistente sobre el que los romanos impusieron su modo de vida.

Volubilis está bien señalizado y es fácil de visitar por los viajeros.

Marruecos – Volubilis – Foto: mouad bouallayel on Unsplash

¿Ya te vas de viaje? No olvides una Mochila Plegable y Muy Ligera para llevar tus cosas durante el día.


Montes Atlas

A lo largo de la cadena montañosa más alta del norte de África, hay valles fértiles, rutas de senderismo, asentamientos bereberes solitarios y cumbres cubiertas de nieve en donde incluso puedes esquiar.

Los Montes Atlas proporcionan una barrera llamativa, a veces brutal, entre el Sahara reseco y el ambiente costero más suave de Marruecos.

Montes Atlas a la distancia – Foto: Tienko Dima on Unsplash

Las montañas del Alto Atlas, que comienzan cerca del Atlántico en Agadir y se extienden en una línea irregular al noreste de todo el país, incluyen algunos de los enclaves culturales más genuinos de la región.

El Alto Atlas, el macizo más grande de la cadena del Atlas, es poco conocido debido a su relativa inaccesibilidad.

La cultura y la identidad bereber florecieron en este aislamiento geográfico.

Montes Atlas – Foto: Phillip Waterton on Unsplash

Con el tiempo, las tribus desarrollaron su propia estructura económica y social, así como una forma de vida colectiva distinta centrada en las conexiones de sangre y la unidad.

Sorprendentemente, el Medio Atlas, una región escarpada de extraordinaria belleza, se explora con poca frecuencia.

Marruecos – Montes Atlas – Foto: Med EDDARAMI on Unsplash

Los vastos bosques de cedros que cubren las laderas de las montañas entre profundos valles se extienden por millas.

Las altas alturas del Medio Atlas son la patria de las tribus bereberes, cuya población está muy extendida por la zona, y están bordeadas por la fértil llanura del Sas y las ciudades de Fès y Meknès.


Artículo Relevante: Marrakech: La Ciudad Roja de Marruecos


Ouarzazate

Las dos rutas principales hacia el Sahara son el valle del Draa al sur de Ouarzazate y el valle de Tafilalt al sur de Er-Rachidia.

Ouarzazate – Foto: Sami Lamqaddam on Unsplash

El valle de Dadès conecta los valles y se extiende 120 kilómetros entre Ouarzazate y Boumalne du Dadès.

Corre sobre una meseta desértica a una altura de 1,000 a 1,500 m, entre el Alto Atlas en el norte y las estribaciones de Jbel Sarhro en el sur.

El valle del Dadès está rodeado de otros valles regados por wadis que bajan del Atlas y permiten acceder al interior del Alto Atlas a pie o en vehículo todoterreno.

Se necesita al menos una semana para explorar esta región, experimentar el pintoresco oasis y visitar los ksour más interesantes.

Ouarzazate, una antigua ciudad de guarnición de la Legión Extranjera Francesa, fue construida en 1928 después de que los franceses la eligieran como un lugar estratégico para someter al Sur.

Marruecos – Ouarzazate – Ait Ben-Haddou – Foto: Alex Mustaros

Se encuentra en la carretera principal entre las montañas y el desierto, ubicado a una altura de 1160 m en la intersección de los valles de Draa y Dadès, con la región de Agadir al oeste.

También es el punto de partida para excursiones a Ait Benhaddou y la plantación de palmeras Skoura.

Marruecos – Ouarzazate – Ait Ben-Haddou – Foto: Alex Mustaros

Ouarzazate es una ciudad provinciana tranquila con calles anchas, una gran variedad de hoteles y parques municipales.

La única vía principal, Avenue Mohammed V, atraviesa la ciudad y va al valle de Dadès.

Ouarzazate – Sembradío de Palmas – Foto: Max van den Oetelaar on Unsplash

¿Quieres pasar una velada única durante tu viaje a Marrakech? Pasa la noche en el desierto de Agafay durmiendo en una haima bajo las estrellas y disfruta del espectacular amanecer sobre las dunas.


Essaouira

Essaouira, anteriormente Mogador, es una ciudad marroquí por excelencia y uno de los sitios más fascinantes de Marruecos, con la blancura brillante de sus edificios en contraste con el azul profundo del mar.

Marruecos – Essaouira – Foto: Pete Bread on Unsplash

La ciudad tiene un clima especialmente agradable debido a su ubicación en este tramo de la costa atlántica, donde las brisas alisias persisten prácticamente todo el año.

Es una zona fantástica para surfear, pero ha logrado evitar a las grandes multitudes de visitantes.

Fue un paraíso hippy en la década de 1970 y ahora es un destino popular para viajeros independientes.

Essaouira – Foto: rigel on Unsplash

Artículo Relevante: 19 Lugares Maravillosos Que Ver en Oporto


Marrakech

Marrakech es otra de las Ciudades Imperiales de Marruecos y es tan importante que le dio su nombre al país.

Esta ciudad bereber en la encrucijada del Sahara y los Montes Atlas, fue el centro de un poderoso imperio durante más de dos siglos, y las obras de arquitectos de renombre se pueden ver dentro de las murallas de la ciudad.

Marruecos – Marrakech – Foto: Paul Macallan on Unsplash

Es la capital del gran Sur, y aunque es solo la cuarta ciudad de Marruecos después de Casablanca, Fez y Rabat, con una población de casi un millón de personas, sus magníficos palacios y exuberantes palmerales continúan cautivando a los visitantes.

Historia

Marrakech fue fundada en 1062 por los almorávides saharauis. Estos monjes militares establecieron rápidamente un imperio que se extendía desde Argel hasta España.

En 1106, Ali ben Youssef encargó a artesanos andaluces que construyeran un palacio y una mezquita en la ciudad.

También construyó fortificaciones alrededor de la ciudad y “khettaras” (canales subterráneos), un increíble sistema de riego que abastecía de agua a la vasta plantación de palmeras de la ciudad.

En 1147, los almohades conquistaron la ciudad. La Koutoubia, una obra maestra de la arquitectura morisca, fue creada por Abd el-Moumen, mientras que la kasbah fue completada por su sucesor.

Pero la dinastía almohade cayó, en beneficio de los meriníes de Fez, y Marrakech languideció durante casi 200 años.

La entrada de los saadíes, sobre todo del acaudalado Ahmed el-Mansour, no revitalizó la ciudad hasta el siglo XVI.

Esta fase dorada está marcada por las Tumbas Saadíes, Ben Youssef Medersa y las ruinas del Palais el-Badi.

Marrakech cayó ante los alauitas en 1668, quienes establecieron Fès, más tarde Meknès, como su capital.

Marrakech abrazó la modernidad en el siglo XX con la construcción del Quartier Guéliz bajo el Protectorado.

Los visitantes continuaron llegando a esta ciudad encantada y el turismo ahora es una parte importante de su economía.


Los diversos distritos de Marrakech reflejan la rica historia de la ciudad.

La ciudad antigua está representada por la medina, que se eleva sobre la torre de la Mezquita Koutoubia, icono de la ciudad.

Marruecos – Marrakech – Koutubia Mosque – Foto: Alex Mustaros

Su corazón es la plaza Jemaa el-Fna, el corazón de toda actividad.

Marruecos – Marrakech – Plaza Jemaa el-Fna y Mercado – Foto: Alex Mustaros

Los zocos (al norte de la plaza Jemaa el-Fna), la kasbah y la mellah (el barrio judío) están todos ubicados dentro de las murallas.

Marruecos – Marrakech – Zoco de Lámparas – Foto: Alex Mustaros

Guéliz, en el noroeste, es la nueva ciudad del Protectorado establecida por el mariscal Lyautey. Contiene oficinas de estilo occidental, negocios y un barrio residencial.

La vía principal del distrito es Avenue Mohammed V.

Hivernage, un barrio verde con varios hoteles que data del Protectorado se extiende de Guéliz hacia el suroeste.

La región limita al oeste con los Jardines de Menara y al este con las murallas de la medina.

Marruecos – Marrakech – Azoteas dentro de la Medina – Foto: Alex Mustaros

¿Qué te parece hacer un tour guiado por las Cuatro Ciudades Imperiales de Marruecos?


En Conclusión

Los paisajes cubren esta parte del norte de África de la misma manera que lo hacen las alfombras estampadas y de colores brillantes que verás en las cooperativas locales.

Disfrutar de Marruecos comienza con nada más agotador que el principal pasatiempo del país: observar a la gente en un pequeño restaurante de la calle mientras te tomas un café o un té de menta.

Puedes dormir en riads boutique, descansar en grandes plazas y terrazas panorámicas y saborear tajines de exquisito sabor, todo antes de relajarte en un delicioso hammam.

Su población mixta, árabe y bereber, forja una fuerte identidad nacional, pero cada vez más joven, tejiendo lo mejor de sus tradiciones en un nuevo patrón -del campo a la ciudad, de la llamada a la oración desde la mezquita al ritmo de hip-hop local.

Marruecos tiene mil caras y sonidos esperando para saludar al visitante que busca aventuras especiales.

Marruecos – Marrakech al Atardecer – Foto: Miltiadis Fragkidis on Unsplash


Enlaces de Afiliados

Algunos de los enlaces en este artículo pueden ser enlaces de afiliados, que pueden proporcionarnos una compensación sin costo para ti si decides comprar. Estos son productos que hemos usado y respaldamos. Este sitio está destinado a brindar solamente entretenimiento. Puedes leer nuestra divulgación de afiliados en nuestra política de privacidad.

AFILIADOS DE AMAZON

“Como Afiliado de Amazon, percibimos dinero con las compras elegibles”.

Suscríbete al Newsletter


    Las Mejores Visitas Guiadas:

    Civitatis